Preguntas frecuentes de usuarios satisfechos.


1. Información acerca de los productos RnA ReSet

Abrir todo Cerrar todo
  • ¿Cómo se elaboran ReMag® y ReMyte®?
    Palabras del fabricante sobre ReMag® y ReMyte®.

    Para entender cómo se elaboran ReMag® y ReMyte®, es necesario tener una comprensión básica de la química de los iones, la ionización, el potencial de ionización y la absorción de minerales. Algunas búsquedas básicas en Google utilizando las palabras clave mencionadas le darán la información de fondo necesaria.

    Los minerales ReMag® y ReMyte® se hallan en la misma forma en que se encuentran presentes, de manera natural, en nuestros alimentos. Todos estos minerales son líquidos, iónicos, monoatómicos (iones minerales individuales en disolución) y tienen un tamaño picométrico. No hay nada de nanotecnología en ello. El picómetro es simplemente una unidad de medida, nada más. (Para ilustrarla, señalemos que un metro equivale a 1 000 000 000 000 picómetros).

    ReMag® y ReMyte® no son solo soluciones iónicas. Los iones son partículas cargadas, no unidades de medida. Los iones en disolución pueden seguir formando grandes complejos o estructuras cristalinas, lo que aumenta su tamaño más allá del correspondiente a un ion individual. También tienden a unirse con el hidrógeno y con el oxígeno para formar óxidos e hidróxidos de magnesio, que actúan como antiácidos para neutralizar el ácido del estómago. También son laxantes y resultan difíciles de digerir, pues exigen energía para ello.

    Nuestra tecnología garantiza que los iones individuales presentes en la disolución permanezcan en su estado individual (monoatómico) y, por lo tanto, para distinguirlos de las disoluciones iónicas complejas débiles, los denominamos minerales picométricos. El tamaño de un ion individual, si es iónico y no está unido a otros iones ni forma compuestos, presenta unidades de medida de la escala del picómetro. El tamaño de cada ion viene determinado por la naturaleza del elemento y por su masa atómica. Por ejemplo, un ion de magnesio puede ser tan pequeño como lo permitan las leyes de la naturaleza. De hecho, no podemos hacer más pequeño un átomo de magnesio; tan solo podemos asegurarnos de que el átomo no se combine con otros átomos para formar grupos más grandes. Lo mismo ocurre con los iones. El tamaño de un solo ion de magnesio monoatómico es de aproximadamente 86 picómetros. Nuestro proceso de fabricación garantiza que el magnesio permanezca en tamaño picométrico para permitir así su máxima absorción.

    El verdadero secreto de nuestra elaboración es que controlamos todos los factores del proceso de ionización para que el producto final sea un ion de magnesio con un tamaño de picopartícula monoatómica (que permitirá su absorción por los sistemas radiculares de las plantas, tras lo cual se liberará en nuestro sistema digestivo y será absorbido por las células). El proceso de ionización en sí es complejo, pero no difiere de lo que ocurre en la naturaleza a cada minuto.

    Una vez más, no permitimos que los iones se combinen en grupos iónicos complejos o que formen otros compuestos, pues esto requeriría el uso de energía corporal para su descomposición y absorción.

    ¿Cómo suministra la naturaleza minerales al cuerpo humano? Cuando ingerimos alimentos (que son la fuente más natural de minerales), los minerales se desprenden de la comida por la acción del ácido clorhídrico y de los jugos gástricos liberados en el estómago. Básicamente, los jugos digestivos ionizan los minerales de los alimentos formando iones individuales, en lugar de quelatos compuestos o grandes grupos de iones. Los iones son la base de la energía y la función biológica. Solo una vez que los iones se han liberado de los alimentos, los minerales ionizados, que llevan una carga eléctrica positiva, se unen a un portador muy fuerte y cargado negativamente a través de una proteína quelante o portadora. A continuación, dichos minerales recorren nuestro cuerpo o son captados por la proteína. También pueden acceder al intestino como un ion mineral no unido y cargado positivamente para ser absorbido por los receptores de iones locales.

    Un ion es cualquier átomo o grupo de átomos que tiene una carga eléctrica positiva o negativa. Los iones con carga positiva se conocen como cationes (los minerales forman cationes), mientras que los iones con carga negativa se llaman aniones. Los iones se forman añadiendo electrones a átomos o moléculas neutras o a otros iones, o quitándoles electrones. Es sabido que, para que el cuerpo pueda absorber eficazmente y por completo los minerales, estos deben tener asociada una carga eléctrica que les permita penetrar las membranas celulares. En otras palabras: queremos que el mineral se absorba en la célula, no solo que llegue al torrente sanguíneo. Esta carga eléctrica es una propiedad del átomo debido a que este carece de un electrón o acumula electrones adicionales a su alrededor. Esta carga hace que los iones interactúen, atrayéndose o repeliéndose en busca de otro ion que aporte o elimine los electrones adicionales correspondientes en cada caso. Es la carga de una partícula la que permite a los minerales activar las numerosas funciones que realizan en el organismo. Pero conviene recordar que un mineral cargado iónicamente puede formar parte de un complejo que lo haga demasiado grande para entrar en las células.

    Los minerales son fundamentalmente catalizadores (iniciadores de reacciones) y cofactores en los procesos metabólicos debido a su carga eléctrica. El líquido que rodea a nuestras células está saturado de cationes y aniones, al igual que el líquido del interior de nuestras células. Debido a esta separación de átomos con cargas eléctricas específicas, se forma un gradiente eléctrico, o corriente, a través de la membrana celular. Como consecuencia de esta corriente, las partículas de iones minerales cargadas pueden fluir más fácilmente a través de la membrana celular. El mineral debe estar en estado iónico para que esto ocurra.

    Los minerales iónicos monoatómicos, de tamaño picométrico, ya tienen una carga y unas dimensiones que el cuerpo reconoce y entiende, por lo que pueden asimilarse fácilmente, de la cabeza a los pies, a través de las membranas celulares, gracias a su permeabilidad selectiva. Los minerales iónicos monoatómicos también se transportan fácilmente a través de las membranas celulares altamente selectivas del tracto digestivo humano. Como los minerales iónicos están cargados, el cuerpo debe utilizar menos energía para absorber estos minerales. Sin embargo, algunos iones están unidos a proteínas portadoras, o compuestos quelados, así como a complejos aminoácidos, y deben descomponerse en partes más pequeñas y adquirir una carga eléctrica para poder atravesar la membrana intestinal.

    El gradiente eléctrico (iones cargados) permite que los minerales iónicos fluyan fácilmente desde la zona de mayor concentración (el tracto digestivo que va desde la boca hasta los intestinos) hasta la zona de menor concentración (las células del cuerpo).

    El cuerpo absorbe los iones monoatómicos del tamaño picométrico con mayor eficacia que otras formas de minerales, ya que la mayoría del resto de minerales deben pasar por los procesos completos de digestión hasta llegar a partículas cargadas más pequeñas. De hecho, las membranas que recubren nuestro tracto digestivo conservan su carga eléctrica específica en forma de receptores de iones. El organismo mantiene esta carga en el revestimiento de las membranas para facilitar la absorción de los nutrientes. Las distintas regiones receptoras conservan diferentes cualidades de carga, lo que permite atraer la multitud de nutrientes que pasan por el tracto digestivo.

    Creemos que suministrar al cuerpo minerales en una forma equivalente a los minerales de los alimentos es lo más sensato, porque el estómago crea minerales iónicos a partir de los alimentos.
  • ¿Tengo que pasarme todo el día bebiendo agua mineral? ¿Qué significa esto en realidad?
    El proceso de remineralización del cuerpo con ReMag®, ReMyte® o con el resto de nuestras fórmulas minerales exige seguir una hidratación adecuada.

    La Dra. Dean ha elaborado su propio protocolo, que incluye recomendaciones para una hidratación adecuada. Se trata de añadir minerales (ReMag®, ReMyte®, ReCalcia®) a 1 litro de agua, añadir 1/4 de cucharadita de sal rosa del Himalaya u otra sal mineral e ir bebiendo un litro de esta agua en pequeñas dosis a lo largo del día.
  • ¿Cruzará ReMag® la barrera cerebral?
    Llevo pensando mucho en la barrera cerebral desde 2009 gracias a un ensayo con ratas, en las que se observa una «mejora del aprendizaje y la memoria mediante el aumento de los niveles de magnesio en el cerebro». Todo el mundo había oído hablar de este ensayo porque la noticia de que el magnesio patentado era capaz de entrar en el cerebro y en el líquido cefalorraquídeo —de los roedores— no paró de divulgarse. Los autores del ensayo sugerían que solo su magnesio era capaz de atraversar la impenetrable barrera cerebral. Supe inmediatamente que se trataba de una tremenda exageración, ya que, incluso el óxido de magnesio, con una absorción del 4 % puede tener efectos positivos en el cerebro. Más tarde, leí el ensayo sobre el treonato de magnesio y confirmé que solo se había producido un aumento del 7 % de magnesio en el LCR en comparación con el citrato de magnesio. Basados en esta pequeña y leve diferencia, los autores del ensayo declaraban que su producto era algo así como el Santo Grial en lo referente a superar la barrera cerebral.

    Esto es lo que escribí en el blog en 2014 sobre el estudio del treonato de magnesio:
    Los fabricantes afirman que su magnesio único atraviesa la barrera hematoencefálica. Sin embargo, esta afirmación no es en absoluto exacta. El tratamiento de las migrañas, las convulsiones, los accidentes cerebrovasculares, los traumatismos craneales y otros problemas del sistema nervioso, incluso utilizando óxido de magnesio de muy baja absorción (4 %), demuestra que cualquier tipo de magnesio actúa a nivel neuronal, lo que significa que siempre llega al cerebro en cierta medida. Los ensayos con animales en los que se utiliza el treonato de magnesio ocultan el hecho de que otros tipos de magnesio probablemente también causarían algunos de los efectos descritos.

    Personalmente, a mí el treonato de magnesio me causa diarrea, lo que significa que no lo absorbo completamente a nivel celular, como sí ocurre con ReMag®. Tras una rápida búsqueda en Google, veo que se trata de un producto patentado, de ahí que se utilice este ensayo en animales para promocionar un producto comercial. En agosto de 2013, me enteré por un proveedor de este magnesio de que se había producido un aumento del precio de venta de hasta el 400 % después de haberse asentado en el mercado. Crear una demanda y luego aumentar el precio es la jugarreta más antigua del mundo.

    El capítulo tercero, titulado «El transporte de magnesio a través de la barrera hematoencefálica», del libro Magnesium in the Central Nervous System [El magnesio en el sistema nervioso central] muestra que todas las formas de magnesio suplementario tienen acceso al cerebro. El siguiente resumen trata de explicar por qué: (Las palabras entre paréntesis son añadidos míos).

    La constatación de que los niveles de magnesio se reducen en las enfermedades cerebrales agudas y crónicas ha provocado un reciente aumento del interés por el papel del magnesio en el sistema nervioso normal y lesionado, aunque no se conocen del todo los mecanismos de la disminución de magnesio en los estados patológicos ni su disponibilidad en el tejido nervioso tras su administración. El cerebro tiene dos grandes sistemas protectores que actúan a modo de barrera: 1) la barrera hematoencefálica, formada por células endoteliales capilares cerebrales que separan la sangre del líquido extracelular en la neuropila (una masa densa de axones no mielinizados, dendritas y procesos de células gliales); y (2) la barrera de líquido cefalorraquídeo (LCR), formada por células epiteliales coroideas que separan la sangre del LCR. Recientemente, se han identificado miembros potenciales de la melastatina como canales de cationes potenciales de receptores transitorios para el transporte de magnesio. Aunque no se sabe si las células epiteliales de la coroides expresan estas moléculas, sí las expresan las células endoteliales del cerebro, y pueden desempeñar un papel en el transporte de magnesio. Está claro que el magnesio entra en el SNC (sistema nervioso central) a través de la barrera cerebral y es transportado activamente por las células epiteliales de la coroides hacia el LCR.

    Este resumen nos muestra claramente la importancia del magnesio para el cerebro, ya que cuenta con su propio mecanismo de transporte.

    El primer capítulo de este libro se titula «La concentración de magnesio libre en el cerebro humano». El siguiente resumen editado otorga al magnesio un papel central en el cerebro:
    La concentración celular de magnesio libre puede determinarse en el cerebro humano mediante la espectroscopia de resonancia magnética del fósforo. Esta técnica se ha utilizado en el cerebro humano y proporciona nuevos conocimientos sobre la acción del magnesio a nivel celular. El magnesio medido en el cerebro humano es aproximadamente la mitad del que está presente en el músculo esquelético humano. Este resultado está probablemente relacionado con la menor concentración de ATP en el tejido cerebral. (El magnesio es necesario en 6 de los 8 pasos de la producción de ATP. Así, si el cerebro produce menos ATP, almacena y necesita menos magnesio).

    La capacidad de determinar el magnesio celular ha permitido su ensayo en una variedad de patologías neurológicas, y en particular en aquellas en las que la producción de energía mitocondrial defectuosa representa un factor causal primario en la patogénesis. Las pruebas han demostrado que el magnesio celular presenta niveles que dependen de la carga energética de las células cerebrales, y se sabe que una respiración mitocondrial defectuosa provoca un deterioro de la homeostasis del magnesio celular. También se ha encontrado una disminución del magnesio celular en los lóbulos occipitales de pacientes con varios tipos de migraña y cefalea. Además, la evaluación mediante espectroscopia de resonancia magnética de fósforo del magnesio en el cerebro puede ayudar en el diagnóstico diferencial de la atrofia multisistémica y la enfermedad de Parkinson, ofreciendo una nueva herramienta de diagnóstico.

    De modo que ahora ya sabe lo importante que es el magnesio para su cerebro. Asegúrese de utilizar un suplemento de magnesio con una buena absorción, como ReMag®, para obtener excelentes resultados.
  • Palabras del fabricante sobre el tamaño de las partículas (minerales)
    La detección de la presencia de magnesio se realiza mediante un espectrómetro ICP-OES. Esto nos indica que efectivamente hay magnesio en el producto y también lo cuantifica para que sepamos cuánto magnesio está presente en el mismo. La máquina de ICP-OES no nos indica el tamaño de las partículas.

    Avela Labs utilizó el instrumento de dispersión de luz dinámica Malvern PCS para intentar encontrar partículas en ReMag®. El PCS analiza muestras de partículas en un rango de tamaño comprendido entre 1 nm y 1000 nm (0,001 a 1 micra). No se detectó ninguna partícula en este rango de tamaño, lo que indica que ReMag® tiene partículas menores de 0,001 micras.

    ReMag® es una solución iónica monoatómica. No existe una forma directa de medir el tamaño iónico (o el radio iónico). En realidad, este se determina indirectamente midiendo la longitud del lazo. Los radios iónicos son difíciles de medir con cierto grado de precisión y varían en función del entorno del ion y de otros factores. La distancia entre dos iones en una estructura cristalina iónica puede determinarse mediante cristalografía de rayos X, que proporciona las longitudes laterales de la celda unitaria del cristal. El radio iónico no es una propiedad fija de un determinado ion, sino que varía con el número de coordinación, el estado de espín y muchos otros parámetros. Por ello, es muy difícil determinar el tamaño real de las partículas que componen ReMag®. En cualquier caso, estamos seguros de que son menores de 0,001 micras. Mediante la cristalografía de rayos X, calculamos o estimamos que las partículas de ReMag® tienen un tamaño aproximado de 70 a 86 picómetros.
  • Origen y pureza de ReMyte® y ReCalcia®
    Soluciones minerales ReMyte® y solución ReCalcia®. El calcio contiene tanto iones como minerales. De hecho, todos los minerales son inorgánicos, con independencia de cuál sea su origen. Pero este dato no debería preocuparle. Por definición, un mineral es un tipo de materia que no tiene origen animal ni vegetal, sino que es una sustancia cristalina formada por procesos inorgánicos (procesos que no provienen de un organismo vivo). Así pues, todos los minerales son inorgánicos. Hay mucha confusión y controversia sobre la cuestión de los minerales orgánicos frente a los inorgánicos y la aplicación efectiva de unos y otros. Hay mucha información al respecto y se difunden muchas opiniones sobre las mejores fuentes de minerales en los alimentos. Dado que las opiniones varían —y dependiendo de lo que lea—, obtendrá información contradictoria. Nota: El cuerpo humano contiene principalmente minerales inorgánicos, con algunas excepciones como, por ejemplo, la hemoglobina (glóbulos rojos), que contiene hierro.

    Podría llegar a leer, por ejemplo, que los minerales de las rocas no son utilizados por el cuerpo, e incluso que son peligrosos. Dadas las incoherencias y la confusión que crean estos puntos de vista, es esencial inyectar algo de lógica en este debate.

    Siendo realistas, no importa la fuente de minerales a la que recurramos (agua mineral o alimentos). El factor más importante es el tamaño y la forma en que se encuentren dichos minerales. Los minerales se suministran con mayor eficacia en una base de agua totalmente ionizada (en su estado atómico), como sucede en la naturaleza. La planta toma los minerales inorgánicos del suelo donde crece. A continuación, los sintetiza en tamaño y forma iónicos mediante su absorción a través de las raíces, donde los minerales se combinan con el agua y se transportan por toda la planta.

    El agua mineral, que está saturada de moléculas minerales inorgánicas disueltas de las rocas, se transforma en forma iónica por fuerzas naturales, pero siguen siendo inorgánicas. Las soluciones iónicas hechas a partir de un mineral elemental siguen esencialmente el mismo proceso, pero según la mano del ser humano. Una vez que el cuerpo los recibe, sabe intuitivamente de qué mineral se trata y qué hacer con él, independientemente de su origen. Una vez más, es importante señalar que no importa si se consumen minerales de origen vegetal, soluciones minerales o pastillas. Lo que importa es el tiempo que tarda el organismo en descomponer el mineral hasta su estado atómico (iónico) para poder utilizarlo eficazmente a nivel celular. ReMyte® contiene minerales en una forma que el cuerpo puede reconocer y utilizar inmediatamente.
  • Fuente y pureza del ácido sórbico
    El ácido sórbico presente en ReMag® y ReMyte® procede del serbal (sorbus domestica). Muchos aspectos de los métodos agrícolas utilizados para producir el serbal del que se obtiene el ácido sórbico pueden considerarse orgánicos. Para etiquetar un ingrediente como orgánico se requiere la certificación de terceros Este es un aspecto costoso. Debido al ritmo de uso y a la naturaleza del ingrediente que se aísla del serbal, el fabricante ha optado por no recurrir a la certificación de terceros. También hay que tener en cuenta que los alimentos ecológicos certificados no están necesariamente libres de pesticidas, ya que algunos pesticidas están permitidos en la agricultura ecológica.

    El riesgo potencial de exposición a plaguicidas al utilizar el 0,025 % es despreciable, así que no ha tenido relevancia para nosotros a la hora de elegir esta fuente de ácido sórbico. En este caso, es más importante una fuente sin OMG.
  • ¿Qué debo hacer si empiezo a sentirme bien?
    Las personas que me han escrito desean claramente experimentar una mayor sensación de bienestar. El punto para el que necesitan más explicaciones es el momento en que empiezan a notar cambios. ¿Qué quiero decir con esto? Me refiero a aquellos cambios que no se comprenden bien (o que a veces ni siquiera se desean) y que acabarán conduciendo a los cambios que realmente se deseaba experimentar en primer lugar.

    Por consiguiente, cuando nuestro se provee a cuerpo con nutrientes que gozan de una buena absorción y se experimentan síntomas temporalmente incómodos, tal vez comencemos a preocuparnos. A menudo escucho: «Mi cuerpo se comporta de tal y tal modo... ¿Hay modo de pararlo?» Si entendiéramos que lo que está sucediendo son signos de una mejora hacia una buena salud de manera permanente, nunca pediríamos que dichos cambios se detuvieran.

    Como he señalado en mis libros y en otras publicaciones, la gente está muy condicionada por las prácticas médicas tradicionales. Cuando tienen experiencias que perciben como «malas», van al médico para que les haga pruebas, tras lo que su médico les prescribe medicamentos y les hace creer que con tragarse una pastilla resolverán sus problemas de inmediato. Ni siquiera tienen en cuenta en qué consiste el medicamento o qué efectos secundarios tiene.

    Por eso encuentro importante educar a mis lectores sobre el ciclo natural del bienestar.

    El ciclo natural del bienestar
    El proceso de bienestar de cada persona es único. En él influyen muchos factores diferentes, tales como la dieta, el ejercicio, el aire fresco, la luz solar, los medicamentos, los suplementos, la genética, la hidratación, etc. Sin embargo, el ciclo del bienestar tiene algunas fases comunes a todo el mundo e incluye los siguientes procesos:

    Activación
    Esta es la fase activa del proceso de bienestar. En ella, las enzimas y otros sistemas biológicos se activan. Las células, los órganos y los sistemas se «despiertan». Durante esta fase de consecución de una buena salud, las personas suelen quejarse de estar temblorosas, ansiosas o nerviosas. También experimentan hormigueos y pinchazos aleatorios, ardor o espasmos, y dolor aleatorio. Estas experiencias no son síntomas de un trastorno corporal. Son la prueba de que alimentar el cuerpo con nutrientes bien absorbidos despierta al organismo de su letargo. Un cuerpo despierto es un cuerpo que ya está expandiendo su bienestar.

    Descanso
    Por otro lado, hay clientes que se quejan de estar cansados o que sienten que necesitan siestas frecuentes. Es el cuerpo el que comunica que necesita descansar para procesar e integrar los cambios que está realizando. Es una parte integral del ciclo natural del bienestar.

    Detox
    El tercer proceso que las personas experimentan en el ciclo de bienestar natural es la desintoxicación. Cuando tienen un intestino sano, la desintoxicación es una parte natural de la consecución de una buena salud, tan natural que la mayoría de la gente ni siquiera lo nota. Sin embargo, cuando las células liberan toxinas más rápido de lo que el intestino las excreta, los usuarios suelen informar de síntomas de desintoxicación como leves dolores de cabeza, síntomas leves de gripe, heces blandas o diarrea, sarpullidos, etc. Al igual que la activación y el descanso, la desintoxicación no es un trastorno del organismo ni un efecto secundario de la suplementación. Es una fase del ciclo natural del bienestar.

    Conclusión
    La activación, el descanso y la desintoxicación son tres fases que forman parte del proceso natural del bienestar. Cada fase es esencial para que su cuerpo se expanda hacia una mayor salud. Una vez que entienda que estos pasos son la evidencia de que su cuerpo está absorbiendo y utilizando sus nutrientes, puede dejar de preocuparse y apoyar a su cuerpo en su proceso de bienestar.
  • Suplementarse con ReCalcia
    La base para empezar esta suplementación consiste en averiguar la cantidad de calcio que contienen los alimentos que se consumen. Puede encontrar información en Internet sobre el contenido de calcio de los alimentos. Intente llevar a cabo ese estudio durante unos días.

    Una vez que sepa cuál es su situación, podrá decidir si los suplementos de calcio son adecuados para usted. La Dra. Dean sugiere que, si consume 300 mg o más (pero menos de 600 mg) de alimentos ricos en calcio, puede valorar suplementarse con una cucharadita de solución ReCalcia®. Si consume 300 mg o menos de alimentos ricos en calcio, puede considerar el uso de dos cucharaditas de ReCalcium®. También puede comenzar despacio a utilizar este producto, comenzando con 1/4 de cucharadita al día e ir aumentando la dosis hasta 1 a 2 cucharaditas al día.

    Si consume 600 mg de calcio al día o más de alimentos ricos en calcio, no necesita en absoluto un suplemento de calcio. La Dra. Dean sigue las directrices de la UE y la OMS sobre la administración de suplementos de calcio, que recomiendan tomar 600 mg de calcio al día, una cantidad suficiente para la mayoría de las personas.
  • RnA ReSet Drops
    RnA Reset Drops™ está en desarrollo desde junio de 2010 y forma parte de una serie de estudios en curso a largo plazo. Gracias a este proceso de investigación y a las repetidas observaciones de las mismas variables durante un largo periodo de tiempo, nuestra confianza crece y la Dra. Dean está ampliando la oferta de productos de RnA Reset Drops™ a los consumidores de todo el mundo.
    También hay informes a corto plazo y anecdóticos que podemos compartir con los consumidores que deberían ayudarle a reconocer la idoneidad de RnA Reset Drops™ para usted. Recientemente, la Dra. Dean y su equipo han completado un ensayo sobre el cultivo de plantas vivas que arrojará, sin duda, los resultados esperados. Los detalles de este proyecto agrícola se describen en el vídeo siguiente:

    https://youtu.be/JYtwEN2zj-E

    Las RnA Reset Drops™ se fabrican de forma similar a los remedios homeopáticos, es decir, incorporan la resonancia de las dosis anteriores. Así, en la Generación 147 —o en una dosis de 147— su resonancia puede actuar como «sintonizador» o equilibrador. Las RnA Reset Drops™ han sido probadas repetidamente en la máquina Zyto y se ha encontrado que estabilizan muchas cargas de estrés en el campo energético del cuerpo, más en la entrevista aquí:

    https://drcarolyndeanlive.com/2014/08/11/zyto-machine-and-rna-drops/

    En cuanto a los datos de carácter anecdótico, casi un millar de informes de consumidores han demostrado el poder y la eficacia de RnA ReSet Drops™. Los informes incluyen el aumento de la energía, la mejora del estado de ánimo, el equilibrio del azúcar en la sangre y la modificación de los antojos, incluida la reducción de los antojos de azúcar, cigarrillos y alcohol. Muchos consumidores notan mejoras en el cabello y la piel, la energía y el estado de ánimo en los primeros 30 días. Varios informes para la mejora de las condiciones crónicas sugieren que a una dosis diaria de 15 gotas 2 veces al día, se recomienda al menos 90 días de uso.


    or último, cada lote de RnA ReSet Drops™ se somete a pruebas a través de laboratorios certificados por la FDA y revela la calidad y consistencia del producto. Cada lote está libre de alérgenos y metales pesados y refleja las propiedades nutricionales beneficiosas de los azúcares naturales, los aminoácidos y el fósforo.

    Estamos orgullosos de ofrecer RnA ReSet Drops™ a nuestros clientes.

2. Certificados de calidad

Abrir todo Cerrar todo
  • ReMag® - magnesio picoiónico
    Safety Data REMAG®
  • Remyte® Solución mineral picoiónica
    Safety Data REMYTE®
  • ReCalcia® - Calcio picoiónico
    Safety Data RECALCIA®
  • Pico-Silver™ Solution

Picomineral.es

¡ReMineralízate! Minerales de alta absorción de la Dra. Carolyn Dean - RnA ReSet

Noticias